tarot del amortarot del amor

tarot del amor

tarot del amortarot del amor
tarot gratis

 

 

tarot del amor

Cómo consagrar las cartas, limpieza del mazo, ambiente del tarotista en su consulta.”

El Ambiente Adecuado

El ambiente donde desarrollará su actividad deberá adecuarse a las circunstancias. Una suave penumbra permitirá dar curso a una apropiada concentración. Quemar incienso impregnará el lugar de un clima místico y propicio para la adivinación. Si se desea, puede introducirse cierta música suave, conducente a un estado de quietud espiritual y mental.
Sólo corresponden a las ferias de diversiones los recintos ornamentados con lúgubres cortinas y los cartómagos revestidos de atuendos aparatosos e impresionantes.
Para ejercer la verdadera cartomancia es preciso hallarse vestido de una manera convencional, sin prendas llamativas, sin colores demasiado vivos. La conversación con el consultante, será siempre amable, exenta de expresiones difíciles. A media voz es el mejor modo de entenderse entre ambos.
No está fuera de lugar efectuar, antes de iniciar la sesión, ciertas preguntas al consultante. Estas pueden girar, adecuadamente, respecto de la edad, estado civil, ocupación y lugar de residencia. Esto responde a una razón fundamental: la cartomancia no implica una adivinación cabal de vida, obra y milagros de una persona cualquiera sino la exposición de sus perspectivas vitales, de sus posibilidades, de sus ocasiones de triunfo y, ¿por qué no?, también de sus fracasos.

El cartómago será en todo momento discreto. Sus palabras deberán ser más bien estimulantes que deprimentes. En muchos casos, la carta o las cartas indicarán pormenores nefastos o, si se prefiere, negativos. No es preciso, en ningún instante, "cargar las tintas" sobre perspectivas ominosas. En tal caso nos limitaremos a ofrecer al consultante un conjunto de decisiones o actitudes para que se oriente y eluda o disminuya los malos efectos que pesan o pesarán sobre él en un determinado tiempo de su existencia.

Preparación de las Cartas

No son demasiados los modelos de naipes para Tarot Egipcio, pero cuando vaya a adquirir un mazo déjese llevar por su intuición, elija aquél con el que se sienta más identificado.
 

1. Dispondrá de una caja de madera, de dimensiones adecuadas, para conservar en ella sus Arcanos.

2. Evite que los Arcanos pasen a manos extrañas. Nadie los manipulará, excepto usted mismo.

3. Efectúe diariamente ejercicios de memorización respecto de los mismos. Proceda a barajarlos y echarlos sobre la mesa interpretándolos en forma aislada.

4. Cuando esté seguro, proceda a interpretar la secuencia, es decir, no en forma aislada sino en conjunto.

5. Estas prácticas de iniciación deberán realizarse siempre a solas, con el mejor estado de ánimo posible, y con la mente despojada totalmente de ideas parásitas.

6. Guarde siempre sus naipes en la caja dispuesta para ello, envueltos en un trozo de seda azul, roja, amarilla o del color que sienta adecuado.

7. Cuanto más los manipule, más se impregnarán de sus propias energías.
La limpieza se debe hacer cuando usted sienta que la baraja está respondiendo inadecuadamente o simplemente no responde. Cuando ha leído a personas muy negativas o pesimistas.
Uno de los métodos es exponerla sol durante todo un día y a la luz de la luna llena toda una noche. Otro, tener una gema, que puede ser cuarzo blanco, rosa, amatista o cualquier piedra que sienta que tiene el poder de limpiar su baraja, puede ser la que le corresponde por su signo zodiacal, (más adelante entregaremos una lista con la correspondencia astrológica de las gemas). Se sitúa encima del mazo durante todo un día, a continuación se lava la piedra en agua corriente y se guarda en un trozo de género o pañuelo especial para ello.

Estos son métodos simples y efectivos para la limpieza del nuestro mazo, lo importante es la fe, es la energía que ponemos en estos rituales para que efectivamente produzcan los resultados esperados.

 Volver

 
   

Tarot del Amor   Tarot  Tarot Gratis  Tarot del Amor   Tarot del Amor  Enlaces

Todos los derechos reservados